Salinas y los dolores de crecimiento

Salinas cumpliá sus jóvenes 80 años y precisa ajustes de toda naturaleza para explotar su máximo potencial del cual solo aprovecha una parte, el resto está en construcción.

El boom inmobiliario y la urbanización, que como en el resto de la costa se ha dado con la llegada del ciudadano primero y después la infraestructura o los servicios, ha desnudado las arrugas de la ciudad octogenaria.

Sus casas espaciosas y ventiladas mas añejas están como tiznadas por el musgo de los años y los líquenes viven sanamente en sus fisuras y ladrillos cascados.

Conviven con las nuevas casitas ya sin tejas estilo francés y piedra laja, solo un livianos isopaneles que el viento acaricia y mampostería que las recubre.

Salinas tiene poca sombra, los grandes pinos y eucaliptos han caído ignominiosamente a veces sobre los tejados y las verjas.

Los pozos donde el agua casi de manantial manaba dura y fresca ya se mezclan con las saturadas napas de la urbanización en algunos casos mezcladas peligrosamente con los pozos negros lo que la hace no potable y la limita al riego de jardines.

Así son los dolores de crecimiento de una ciudad que no para de ser generosa con el visitante pero a veces se queja exhausta y dolorida.

Mirá entrevista con el concejal Alberto Díaz , que nos habla de los principales problemas que debe resolver la ciudad balnearia para proyectarse 80 años pudiendo ser incluso la capital cultural de la Costa de Oro.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *