Olmos porfía al destino y dobla la apuesta con un Polo Industrial

Se inauguró el Polo Industrial Olmos en la vieja Metzen y Sena. Con él la cerámica vuelve a cobrar brillo y los 80 trabajadores que estaban parados vuelven a resurgir de entre el polvo, el hollín del ferrocarril y las casitas de techo bajo del Empalme.

A Jorge Gonzalez, el histórico dirigente de los trabajadores del a cerámica (CTC), se le cierra la garganta cuando mira y recuerda a trabajadores ahora añosos que debieron tomar otros rumbos o se bajaron de los innumerables esfuerzos por reflotar la fábrica.

José Andrés Guichón es dueño de las pinturas AquaBelco y hace unos meses resultó adjudicatario de una licitación para construir un polo industrial y logístico en la vieja fábrica que además de incluir su empresa, reanudar la produccion de cerámicas con vajilla y sanitaria, es enclave para una carpintería que confecciona pallets, una metalúrgica y deja prontos los espacios disponibles en los 90.000 metros cuadrados de la planta para nuevas inversiones.

Lee su discurso porque dice que no es su fuerte pronunciarlo pero al paso deja proyectados a la vista las bases fundacionales de lo que en un tiempo podría ser una suerte de ciudad futurista , proveedora de energía fotovoltaica, replicadora de conectividad a internet , a minutos 10 minutos del Aeropuerto a 25 por tren al puerto y a muy poquito de una remozada ruta 8 que está mas ágil y acerca distancias en el corazón del este metrolitano.

El intendente de Canelones dijo que los capítulos de una historia de la vieja Olmos, podrían llamarse » La gran estafa» , » la porfiada realidad de los trabajadores» , » La Impunidad» o «La Esperanza» , reflejando la ciclotímica realidad de una historia entreverarada de impulsos y de frenos.

El Ministro de Trabajo Ernesto Murro, recuerda que «hace un año , todo el mundo esa muy pesimista sobre lo que se podría hacer, pero un pueblo, un buen empresario y la colaboración del gobierno nacional lo hicieron posible».

Escuchá este programa especial sobre el Polo Industrial Olmos que late al ritmo de un pueblo indestructible y que en el que no cabe el desaliento.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *